Reconocer tus emociones favorece todos los aspectos de tu vida

Somos seres integrales, continuamente estamos “brincando” entre nuestros pensamientos, el cuerpo, nuestro lenguaje y emociones. Lo interesante es saber dominar ese ir y venir continuo para que no sean ni las emociones ni los pensamientos lo que nos controle al 100%, el bienestar resulta de tener un adecuado equilibrio y conciencia de lo que sentimos y pensamos.


He conocido a lo largo de mi carrera bastantes personas en puestos importantes en la organización y sin duda aquellas personas que generan mejores relaciones laborales y son asertivos son las que tienen más éxito laboral y personal.

¿Pero cómo se logra? Hay personas que de modo natural tienen esa esencia de líder asertivo. Ese no fué mi caso y seguramente no lo es en la mayoría de la gente.


La habilidad o competencia emocional puede desarrollarse al igual que cualquier otra competencia;


Primero que nada es necesario identificar nuestras emociones: Reconocer lo que nos motiva, nos agrada, nos gusta o entusiasma; pero también implica reconocer aquellos aspectos que nos afectan, duelen o limitan y que no son tan “deseables” tanto ante nuestra mirada como a los ojos de los demás.

Si… se requiere valor y fortaleza para poder ver y afrontar esas cosas a veces no tan agradables, que en mensajes velados nos hacen llegar amigos, familiares o compañeros de trabajo. Se requiere más que nada actitud abierta para poder aceptar lo que otros ven y nosotros no vemos. Se me ocurre hacer referencia a la ventana de Johari. La ventana de Johari es una herramienta de psicología cognitiva creada por los psicólogos Joseph Luft y Harry Ingham, pretende ilustrar el proceso de dar y recibir feedback.

En segundo término, una vez que reconocemos nuestros “botones impulsores” o los “botones que nos frustran”, requerimos lo que Goleman llama autocontrol emocional o auto regulación. Esto nos permite no dejarnos llevar por la emocionalidad del momento, sino pensar en las consecuencias de ello.

Posteriormente podemos ya aprender a enfocar nuestras emociones hacia nuestras metas y posteriormente generar relaciones sociales más productivas y empáticas.

Son muchos los beneficios de generar relaciones empáticas y ser asertivos. La salud mejora en ambientes más agradables y entre más nos conozcamos y sepamos el impacto que causa nuestra emocionalidad en todos los que nos rodean, podemos propiciar un mejor entorno laboral, familiar y social.


Si deseas profundizar más en el tema, los libros de Daniel Goleman (Inteligencia Emocional o Cómo ser un Líder) pueden ser valiosos.


¡Excelente día!

M Romero

Entradas recientes
Archivo
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

CREADO POR: OTANTIK ICHERIK